AMLO nos va a partir la madre a todos

ELIO HENRIQUEZ Y AGENCIAS CORRESPONSAL

Foto

 

San Rafael, Chis., 6 de agosto. La gente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) "nos despreció y va a pagar; los vamos a hacer pedacitos, aunque nos quedemos solos, porque alguien tiene que cobrar esa cuenta", advirtió el subcomandante Marcos en su reaparición pública después de cuatro años y cuatro meses.

Ante delegados de 32 oganizaciones políticas de izquierda, además de observadores, que asistieron a la primera de seis reuniones programadas con distintos sectores de la población, Marcos descartó cualquier posibilidad de acuerdo con Andrés Manuel López Obrador -a quien se refirió como el "innombrable"-, porque en el partido del sol azteca "han construido una relación de desprecio en contra de nosotros y van a pagarlo; se los prometemos y lo vamos a cumplir... vamos con todo, y no es cierto que nada más estamos" en contra del PRD; "vamos contra toda la clase política": el PRI, el PAN y el PRD.

"No estamos dispuestos a reunirnos con gente de ese partido; sí podemos debatir, pero no abrir la supuesta interpretación de que tal vez estamos llegando a algún acuerdo, porque no vamos a llegar a ningún acuerdo con ellos", abundó. "Nos traicionaron dede el mismo momento en que confiamos en un movimiento cardenista",enfatizó.

Marcos aclaró que están dispuestos a discutir si la candidatura del ex jefe de Gobierno del Distrito Federal "abrirá una gran coyuntura" en el futuro. Precisó que "no es una condición para estar aquí, estar en contra de él ni de nadie". Lo que sí está claro, enfatizó, es que "no podemos enganchar la otra campaña a una campaña electoral".

Indicó que López Obrador "no quiere regresar al pasado socialista; nos va a partir la madre a todos. Cualquier argumento en torno a apoyar la candidatura de López Obrador o del PRD está condenado a fracasar con nosotros", añadió, según un cable de la agencia Reuters.

Agregó que la actitud del EZLN respecto a López Obrador no es algo nuevo en el proceder zapatista: "Lo hemos hecho siempre: cuando (Carlos) Salinas estaba en su punto más alto le pasó lo que le pasó; cuando (Vicente) Fox estaba en su punto más alto le pasó lo que le pasó; cuando el 'inombrable' estaba en su punto más alto le pasó lo que le pasó".

El subcomandante hizo esta noche una valoración de los planteamientos que durante el día expusieron los asistentes -más de 200- al encuentro que inició antes de las nueve de la mañana y concluyó 12 horas después, aunque las reuniones "bilaterales" con cada organización se extendieron hasta después de la medianoche. Casi en todas las participaciones apareció el tema López Obrador, unas en su contra, otras en su favor, sin dejar de lado las propuestas para construir la nueva fuerza política.

Con su uniforme militar, su pistola al cinto, escoltado por siete guerrilleros armados y colocado detrás de la dirigencia política -siete hombres y nueve mujeres encapuchados que junto con él participan en la organización de los trabajos de la Comisión Sexta que se encargará de la parte política nacional para impulsar la creación de una fuerza política de izquierda y la otra campaña-, Marcos escuchó con respeto y tolerancia todas las opiniones. Incluso, cuando algunos asistentes pedían que finalizaran las exposiones prolijas, él intervino para pedir que los dejaran concluir. "A todo el que quiera hablar lo vamos a escuchar".

Como una de las principales preocupaciones de muchos de los asistentes al encuentro era la definición acerca de López Obrador y el PRD, el subcomandante -a quien se le notan algunos kilos de peso más respecto a hace cuatro años- dedicó una buena parte de su mensaje a este tema. "Lo que queremos es ser sinceros: hace 12 años les dijimos que creíamos en el PRD, pero nos equivocamos al pensar que esa gente iba a ser consecuente con lo que decía; no es consecuente y no vamos a repetir el mismo error, porque allá se equivocan y pierden una elección, pero acá si nos equivocamos perdemos todo", afirmó.

Fue más allá: "No es justo que un partido haya construido una imagen de izquierda que no es verdad, y no tiene que ver con el poder, sino con los principios del convencimiento. Doble contra sencillo que no tarda en que el ex procurador (Rafael) Macedo de la Concha sea candidato a gobernador (por el PRD) y el ex subprocurador Vega Memije esté en el CEN, porque el que ya no respeta a sus muertos no respeta nada".

Bajo la carpa colocada en esta comunidad zapatista que hasta 1994 fue la finca El Zapote, Marcos sostuvo que están dispuestos a asumir la responsabilidad del momento histórico: "Cuando nos dicen que va a ser nuestra responsabilidad de que un gobierno de izquierda no llegue al poder, no nos importa, queremos voltear a ver a nuestros muertos y no sentir vergüenza", aseveró. "Nos podemos equivocar, pero nunca traicionarlos: no podemos apoyar al que nos engañó, aunque nos quedemos solos y pasemos a la historia por ser torpes y por haber puesto encima cuestiones éticas y no prácticas".

Subrayó: "Sabemos que vamos a perder a mucha gente, que nos va a dejar más débiles en la legitimidad que tenemos afuera también y que va a ser más factible que recibamos un ataque militar, pero si no se los decíamos íbamos a ser deshonestos con ustedes". Precisó que "el problema del poder no es nuesto problema: el EZLN no lucha por el poder, pero no dice que no hay que luchar por el poder".

Reiteró: "Vamos a hacer la otra campaña y reuniones bilaterales (con las organizaciones interesadas en participar en esta iniciativa) para construir un programa nacional de lucha, pero sin meter lo electoral". En todo caso señaló que al final de las reuniones programadas "decidiremos si vamos a un tercer diálogo nacional, a una promotora, a un frente o si vamos a debatir con (Santiago) Creel, con Marta Sahagún o con el que sea, pero todos juntos, eso ofrecemos y lo vamos a cumplir".

Con esta exposición se cerró la reunión, en la que muchas de las agrupaciones manifestaron su adhesión a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Antes de concluir, Marcos dijo que no daría entrevistas a la prensa hasta la última reunión, programada para el 16 de septiembre.

La portada que La Jornada no se atrevio a hacer:

TRAIDORES!!!!